Desierto del Sáhara Marruecos

Detrás de las altas montañas del Atlas se esconde un misterioso paisaje, surrealista y hermoso, estamos en el corazón de Marruecos, justo donde nace el desierto del Sáhara.

Es una sensación de retroceder en el tiempo y olvidarse de la existencia del mundo, un mundo de fortificaciones, de pequeñas casas, castillos bereberes como el de las Kasbahs, y fuertes abandonados por las legiones extranjeras. Estos fueron una vez parte de las rutas de camello entre Marrakech y las grandes capitales de comercio de Sáhara.

El viaje aquí es una bella experiencia. El camino de Marrakech va hasta la cima misma de los bosques de Atlas en una altitud de 2200 metros, en el área conocida como Col de Tichka. Entonces llegan las caídas espectaculares hacia los alrededores hermosos de Ouarzazate.

Observar la inmensidad del desierto marroquí, es una experiencia única que puedes hacer realidad en tu viaje a Marruecos. Son muchas las excursiones que te ofrecen la posibilidad de visitar el desierto e incluso dormir una noche en una haima.

Los mejores tramos de desierto y en los que se pueden realizan excursiones son Zagora, y las dunas de Erg Chebbi o las dunas de Tindouf. Estas últimas están situadas a unos 5 kilometros al sur de Tamegroute y constituyen una buena elección si se quiere tener un primer contacto con el desierto marroquí.

Merzouga

El Desierto de Merzouga es la parte más impresionante del Desierto de Marruecos y es la que uno puede imaginarse al pensar en un desierto. Si bien las dunas de países como Argelia y Libia están mejor consideradas, las dunas de Erg Chebbi, al sur de Merzouga, alcanzan los 150 metros de altura y no tienen nada que envidiarlas.

Zagora

El Desierto de Zagora es más árido y con menos dunas que Merzouga. La ventaja principal de Zagora es que se encuentra más cerca de Marrakech, por lo que es el lugar más apropiado para realizar excursiones cortas, de 2 días y una noche.

Comments

Deja un comentario